domingo, 5 de mayo de 2013

#MadreNOhay+Q1

¡Y la mía, un día... hace ya muchos, pero muchos, años...
... me bordó este pañuelo!


 
 
 Mi madre que nunca ha sido muy dada al tema "costuril",
bordó con esmero y he de decir, excelente resultado,
en grana y albero, la inicial de mi nombre de pila, la S.
 
El pañuelo, debía acompañar el "set básico" que cada tarde
de toros introducía en el bolso y que estaba formado
por unos mini-prismáticos (imprescindibles para poder
ver algo desde la Andanada del 4) un abánico y
los típicos cleenex.
 
Recuerdo que el pañuelo llegó a mis manos, un 30 de abril,
(día de mi cumpleaños)
de hace muchos, muchos años... como
 "complemento sentimental" a los regalos de cumple.
Del resto de regalos, no me acuerdo.
El pañuelo, ¡¡¡me encantó!!!

 
 
La idea me pareció una GENIALIDAD, me gustó su diseño,
me conmocionó el mensaje y por supuesto su significado.
 
El trocito de tela que tantas y tantas tardes de
toros me ha acompañado, hoy es uno de mis objetos
más preciados. Ese regalo que nunca olvido.
 
¡Y que he querido compartir con vosotros,
por su relación con lo taurino!
 
Por eso y porque de alguna forma,
quería devolver a mi madre la sorpresa que ella
me dió aquel día, haciéndola protagonista de este Blog
del que es DEVOTA, en un día como este.

Con el tiempo y recordando la Hª del pañuelo
además he aprendido que...
¡los regalos que no se olvidan, son los que se hacen
con el alma!

¡Gracias, mamá por el pañuelo pero sobre todo,
por la enorme lección!

¡¡¡Independientemente de tofo lo anterior,
es cierto es eso de que MADRE,
 no hay MÁS que UNA, y yo a la mía, la ADORO!!!

¡Qué pases un FELIZ DÍA!

Te quiere,
 
Silvia


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Comparte con nosotros tu opinión!