martes, 1 de abril de 2014

James Dean TORERO

¡Aaaay Mary's... qué TORERO nos robó la carretera aquel fatídico 30 de septiembre del '55!



Cuentan que la afición de la estrella de Hollywood tornó en un sentimiento a medio camino entre 
la PASIÓN y la OBSESIÓN.

Creo que cuando no estaba inmerso en el rodaje de una película, se bajaba hasta el vecino México
para disfrutar de alguna corrida e incluso "hacer sus pinitos".

No sabemos si bromeaba cuando contaba que en caso de que el tema del cine no saliera bien,
probaría suerte en los ruedos... ¡lástima que el destino no le diera opción a vestirse de luces!
¿Se imaginan...?



¡Todo lo que tenemos son estas INSTANTÁNEAS en las que el MITO quedó 
inmortalizado componiendo la figura para torear de salón!

¿Pintaza de TORERO CARO, verdad?



Cuentan (y no acaban!) que además, tenía todos los ingredientes para ser un TORERO de ÉPOCA.
Juventud, valentía, SENSIBILIDAD... amén de carencia de afecto.
Su madre murió cuando él sólo tenía nueve años y fue entonces cuando su padre le mandó a vivir 
con una hermana a Indiana... allí trabó gran relación con un pastor metodista que se dice
fue quién le inculcó ese amor por la TAUROMAQUIA, el ARTE y el TEATRO.

El cómo un pastor metodista de Indianapolis, pudo inculcar esa pasión en Dean... no nos lo 
pregunten porque... lo desconocemos absolutamente.

Sin embargo Elisabeth Taylor, comentó "of the record" que aquella relación (no del todo sana!),
 marcaría a Dean para toda su vida...


(El que aparece en la foto con Liz Taylor NO es James Dean!)

Lo que es evidente es que la TAUROMAQUIA ocupaba un lugar privilegiado en la vida
del ACTOR...




¡LÁSTIMA de ARTISTA!
¡Va por ti, James!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Comparte con nosotros tu opinión!