miércoles, 11 de abril de 2012

Complementos (y +) by BASMALA


Toda vez asumido que “esto es lo que hay…” con el recuerdo de las torrijas (en sus múltiples versiones…) grabado a fuego en el paladar y lo que es peor… en la mente… ¡quéee hambre pasé ayer…! Me dispongo a escribir (sin embargo hoy siento los dedos más sueltos…) para hablaros de BASMALA, palabra árabe que significa “que Alá esté contigo…”, pero que nuestra amiga Silvia (creadora de la firma…), decidió adoptar para “desear cosas bonitas”  a todos aquellos que elijan ser portadores de sus creaciones.




De Silvia sabemos que es una mujer pasional amante de los toros y el flamenco, que un buen día decidió meter en una coctelera: su amor por el dibujo, sus conocimientos de diseño y por supuesto, su pasión por los toros y el flamenco. Cerró la tapa, agitó… cerró los ojos, se encomendó a quién ella creyese oportuno, suspiró y… ¡voilà!… nació BASMALA.




La marca es en palabras de su propia creadora “color y calor… sabor a toreo y a flamenco”. Pendientes inspirados en José Tomás, Talavante o Diego Silveti creados para embellecer rostros taurinos, pulseras que recuerdan un compás flamenco, broches toreros de capote y muleta ó tocados que evocan una montera. 




Entre los diseños de Basmala también podremos encontrar originales camisetas y preciosas diademas para dar un “toquecito” taurino a nuestros looks del día a día.






Como primicia os contaremos que este año la firma se ha atrevido a dar sus primeros pasos en el diseño de trajes de flamenca de marcado carácter romántico aptos sólo para mujeres suaves, dulces y delicadas. ¿sois vosotras una de ellas?




Un lux para los sentidos… y mucha luz para las calles y Plazas! Muchos de los diseños de Basmala los podréis encontrar en Toroshopping Tour (Ver Entrada) y también (¡of course!) en su página Web http://www.complementosbasmala.com/ la cual os invitamos a visitar para que os podáis deleitar con sus diseños.




En Basmala podréis encontrar prácticamente de todo, pero fundamentalmente, mucha ilusión. Apuesto lo que sea a que a Silvia no le hace falta ir a ningún Congreso de la Felicidad, aunque si fuera, la imagino atenta, con los ojos bien abiertos como si estuviera en una Plaza o en un tablao flamenco dispuesta a empaparse de todo.





¡Mucha suerte, tocaya!





















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Comparte con nosotros tu opinión!